Cómo ponerte en forma para el verano rápidamente

0
ponerte en formas rapido

Por suerte, las comunidades van entrando en distintas fases de desescalada.  Se puede realizar deporte al aire libre y, pronto, podremos ir a nuestro gimnasio favorito. No obstante, mientras tanto, podemos seguir realizando infinidad de rutinas desde la comodidad de nuestra casa.

Y es que, aunque ya estemos en verano, nuestra cabeza está puesta en las vacaciones, en lucir tipo en la playa y, por supuesto, estar en forma para disfrutar de las actividades que no podemos realizar el resto del año.

Por eso, en el artículo de hoy os damos una serie de consejos para ponernos en forma en tiempo récord. Para notar la progresión es necesario que seamos constantes. Hay que realizar las rutinas de forma diaria y llevar un estilo de vida saludable. De nada sirve hacer una hora de ejercicio diario si luego no llevamos una alimentación sana. De esta forma mejorarás rápidamente tu condición y cuerpo.

Consejos para estar en forma para el verano

  • Como decíamos antes, la constancia es muy importante. Tal vez durante el resto del año hayamos estado algo desentrenados y nos hayamos puesto ahora manos a la obra. Por eso es fundamental hacer una rutina progresiva. Si comenzamos de golpe es muy probable que nos cansemos y rindamos antes de tiempo. Realiza pequeños hábitos: bebe 1litro y medio de agua al día (es muy importante hidratarse cuando se hace deporte para recuperar las sales minerales, y más en este época del año), haz estiramientos de diez minutos, sal andar otros veinte, etc. De esta manera te irás adaptando poco a poco.
  • Usa una ropa y calzado adecuado, con tejidos que transpiren y sean ligeros.
  • Aumenta el peso de los ejercicios de forma progresiva.
  • Descansa lo imprescindible entre repeticiones, procura no enfriarte.
  • Entrena en casa. No hace falta un gran equipamiento para ponernos en forma. En casa podemos realizar multitud de ejercicios sin material. Por ejemplo, hay diferentes rutinas de suelo para fortalecer distintas zonas del cuerpo en función de los objetivos que queramos conseguir.
  • Mantén una buena alimentación. Si no comemos adecuadamente no podremos tonificar el cuerpo ni fortalecer los músculos. Esta variará depende de lo que queramos conseguir: ¿perder peso?, ¿ganar músculo? De igual forma, es imprescindible realizar, al menos, cinco comidas al día y que éstas estén llenas de frutas y verduras.  Ten en cuenta que el verano es una época que ofrece multitud de posibilidades. Puedes hacerte helados con productos de temporada. Por ejemplo, un rico helado de sandía o melón casero.
  • Controla los golpes de calor. Si notas cualquier síntoma (mareos, vista borrosa, náuseas, etc), para cualquier tipo de actividad que estés realizando y refréscate.

Ejemplos de ejercicios

  • Algo sencillo. Ponte metas cortas y auméntalas poco a poco. De esta forma verás como ganas fondo y podrás hacer sprints ¡perfectos para perder peso!
  • Saltar a la comba. Otro de los ejercicios más accesibles para todos. Debes hacerlo a un ritmo fijo y constante.
  • Tumbada con brazos, glúteos y talones en el suelo, incorpórate y da un salto con los brazos rectos.
  • 3 series de 20 segundos. Pone bocabajo con las manos apoyadas por debajo de los hombros. La espalda debe estar en línea recta. A continuación, flexiona los codos sin llegar a tocar el suelo. Los más atrevidos pueden animarse a hacerlo con un solo brazo.
  • 3 series de 30 segundos. En la misma posición que la flexión, levanta una pierna llevando la rodilla hacia el pecho. Procura que la espalda esté todo lo recta que puedas. Vuelve a la posición de inicio y repite el ejercicio con la otra pierna.
  • 3 series de 20 segundos. Coge unas mancuernas (si estás en casa y no tienes, puedes valerte de un par de paquetes de arroz, por ejemplo). De pie y con los hombros alineados, con los brazos a ambos lados. Da un paso hacia atrás y flexiona la rodilla mientras que la otra la mantienes lo más recta posible. Cambia de posición y repite.
  • 2 repeticiones de 10 abdominales. Pies alineados con la cadera, manos detrás de la cabeza y espalda recta. Elévate hacía delante manteniendo el torso firme.
  • En posición de hacer abdominales (tumbada en el suelo y con las manos detrás de la cabeza), levanta los omoplatos y flexiona las rodillas. Después, pedalea lentamente alternando las piernas.
  • Con las piernas abiertas, algo más de la anchura de las caderas. Realiza un movimiento como si te fueras a sentar, pero evitando que las rodillas queden por delante de las puntas de los pies.

Deja un comentario