Cómo tonificar el aductor: la cara interior del muslo

0
tonificar el aductor

Si pensamos cuál es una de las zonas más complicadas de tonificar lo tenemos claro: la parte interior de los muslos, en concreto tonificar el aductor. Este músculo es el que se encuentra en la rama inferior del isquion y del pubis. Si eres mujer, es bastante probable que sea una de las zonas que más te preocupa y cada vez son más los entrenadores personales que reciben peticiones para ayudar a tonificar esta parte del cuerpo.

Si bien es cierto que a los hombres les cuesta más tonificar el abdomen, a las mujeres son las piernas y los glúteos. Y es normal, ya que por cuestión de género es donde más grasa acumula el cuerpo. Incluso son muchos los casos en que el roce de esta zona provoca la irritación de los muslos. Así que ya no estamos hablando de una cuestión de estética, sino de salud y comodidad.

Para tonificar esta zona específica también existen una serie de consejos y ejercicios que podemos seguir. Eso sí, es preciso que la rutina sea intensa. Aunque la distribución de la grasa también depende de factores hormonales y genéticos, es normal que en las mujeres el tejido adiposo se obtenga en estas zonas.

Por qué es tan complicado tonificar el aductor

Tal y como su nombre indica, la función del aductor es la aducción de la cadera. Es decir, un movimiento que permite que crucemos las piernas donde el muslo va de fuera hacia adentro. Sin embargo, está divido en varias partes y la grasa se acumula, precisamente, en la parte más resistente y complicada de eliminar. Esto sucede porque la mayoría del tiempo este músculo no se mueve, es decir, que no se entrena y su activación es mínima.

Por este motivo es importante seguir un entrenamiento específico. Cuanta más edad tenemos es más complicado de tonificar. Además, al tratarse de una zona que no solemos entrenar, es muy sensible a sufrir agujetas y sobrecargas.

Es importante entrenar esta zona un mínimo de dos veces por semana para poder ver objetivos. Eso sí, es necesario saber que de nada sirve machacarse a entrenar si luego llevamos una dieta donde reinan los ultraprocesados y las grasas.

Rutina de entrenamiento específica

Es importante que en primer lugar tengas claro tu objetivo para entrenar adecuadamente y siempre de manera que evitemos tener lesiones. Debemos seguir una rutina específica a nosotros. Por eso, los entrenamientos HIIT (entrenamientos de alta intensidad) son perfectos. Ayudan a acelerar el metabolismo y, por tanto, mejora la quema de grasa. Estos deben ser a su vez combinados con un entrenamiento de fuerza.

Existen seis ejercicios básicos que debemos realizar para tonificar esta parte del cuerpo. De estas ya hemos hablado en otras ocasiones, pero realizarlas es esencial para lograr una buena tonificación: sentadilla, lounge (o zancada), peso muerto, sentadilla sumo (esencial para el aductor), elevación lateral y apretar una pelota para potenciar la fuerza en estas zonas.

Cuando vayas al gimnasio, hazte tablas teniendo en cuenta estos ejercicios y poco a poco irás viendo los resultados.

Deja un comentario