Cómo mejorar mi marca corriendo

0
cómo mejorar mi marca corriendo

Como corredor profesional, seguro que durante un tiempo has experimentado tiempos de mejora. Poco a poco aumenta tu resistencia. Eres capaz de aguantar un kilómetro más. Según vas avanzando también eres capaz de disminuir el tiempo. Realizas los mismos kilómetros en menos tiempo. Aumentas la velocidad, aumentas tu resistencia y reduces tus marcas. ¡Todo es genial! Sin embargo, superada esta fase, llega una etapa de estancamiento y, con ellas, suelen aparecer las dudas. ¿Puedo mejorar mi marca corriendo?

Lo primero que debes saber es que tu cuerpo probablemente se haya acostumbrado al ejercicio. Por tanto, se convierte en fundamental ir introduciendo otros aspectos. Para seguir mejorando tu marca, vamos a darte algunos consejos.

Trucos para mejorar mi marca corriendo

Es normal que cuando alcanzamos una etapa de estancamiento nos invadan algunas dudas: ¿me falta algo por hacer en los entrenamientos? ¿Mi cuerpo se ha acostumbrado y no mejora? Si lo que estas buscando es seguir mejorando, vamos a ver algunos trucos con los que seguro que lo consigues:

  • Trabaja tu resistencia. Una buena forma de mejorar marcas es trabajando tu resistencia. En primer lugar, céntrate en aumentar el número de km que corres por semana. Esto supondrá una serie de beneficios. Por ejemplo, estarás aumentado el volumen sanguíneo, la densidad capilar en los músculos, el número de mitocondrias,el glucógeno que se almacena… Además, todos estos cambios permiten mantener el ritmo que se desea durante mucho más tiempo. Esto implica que estarás mejorando la eficiencia al producir energía y consumir oxígeno. Sin embargo, es importante saber que aumentar los kilómetros trabajadores requiere también de tiempo. En resumen, al aumentar el número de kilómetros estarás mejorando también tu capacidad aeróbica. Esto permite aumentar la velocidad o el tiempo que mantenemos un ritmo determinado durante una carrera.
  • Apuesta por todo tu cuerpo. Los rimeros runners profesionales rara vez pensaban en realizar ejercicios para trabajar la fuerza. Sin embargo, ha sido en los últimos años cuando se ha vuelto importante trabajar el core, los músculos de la zona que engloba la región abdominal y la parte baja de la espalda. Todo ello se ha convertido en imprescinsible. Si bien es cierto que todos los corredores profesionales apuestan por entrenar estos músculos, es necesario saber que son igualmente importantes los músculos de la parte superior como los de la parte inferior. Por tanto, debes entrenar la fuerza de todo el cuerpo, y no solo la de las piernas y la parte central del cuerpo. El entrenamiento de fuerza reduce la posibilidad de lesiones. Además, te permitirá correr en las mejores condiciones.
  • Cuida la alimentación. En Internet encontrarás millones de artículos que hablan sobre lo mejor que podemos consumir tras el entrenamiento. Sin embargo, es importante que pensemos con claridad. Lo mejor es preparar nosotros mismos los snacks. Galletas de trigo integral con mantequilla de cacahuete, un puñado de frutos secos y semillas o batidos de frutas son siempre las mejores opciones. Lo ideal es que los alimentos que consumamos no sean procesados. Los aditivos de estos productos afectan de forma negativa a nuestro rendimiento. Es importante entender que nuestra alimentación consiste en más cosas que las calorías que quemamos para obtener energía. La comida que ingerimos mejora nuestra salud cardiovascular, los tiempos de recuperación, las enfermedades y su protección…
  • Constancia y optimismo. Ser positivo es fundamental para ser capaz de lograr los objetivos. De igual manera, son importantes tanto la paciencia como el tiempo. Sigue constantemente trabajando por mejorar. No importa que tengas otras responsabilidad. La constancia marcará la diferencia en nuestro rendimiento. A la hora de correr, los grandes logros únicamente se consiguen cuando cambiamos nuestro cuerpo. Este esfuerzo se consigue a lo largo del tiempo.

Con todos estos consejos, conseguir mejorar mi marca corriendo es mucho más sencillo.

Deja un comentario