Correr en cinta o correr en la calle: diferencias y beneficios

0

Si eres runner, es probable que te guste más correr en la calle. Sin embargo, cuando llegan las lluvias y el frío intenso, son muchos los que pasan el entrenamiento a la cinta. Sin quieres ponerte en forma con la máquina de correr, hay muchas variables importantes que debes incluir en tus ejercicios. De todos modos, es importante saber que no es mejor o peor correr en la calle o en la cinta. Cada uno tiene sus propias ventajas y desventajas.

Cómo puedo correr en cinta

A pesar que hay personas que dudan bastante sobre la efectividad del entrenamiento en la cinta de correr, lo cierto es que puede ser un gran aliado en los meses de invierno para mantener la rutina de entrenamiento en carrera. Aunque es cierto que correr en cinta requiere un menor esfuerzo que hacerlo en la calle, puedes suplirlo ampliando el tiempo del mismo. Es decir, que para igualar las condiciones entre correr en la calle y correr en cinta, puedes incrementar la velocidad.

Entonces, ¿entrenamiento en cinta sí o no? Debes saber que los deportistas de élite muchas veces utilizan la cinta para mantener el entrenamiento cuando se hace imposible salir a la calle. Por tanto, entrenamiento en cinta sí, pero como complemento o como sustituto. Si quieres cubrir fielmente tu entrenamiento en la calle, existen algunas variables a tener en cuenta:

  • Inclinación. Este es uno de los primeros factores que tendrás que tener en cuenta. Correr en cinta suele suponer un menor esfuerzo porque no tiene desniveles. Por eso, es adecuado incluir variaciones en la inclinación de la cinta. Alternar diferentes niveles de inclinación es una buena idea para simular el terreno exterior.
  • Incremento de la velocidad. La carrera es más fácil en la cinta porque favorece el desplazamiento. Además, se junta con una resistencia menor que correr en asfalto. Por ello, para igualar las condiciones, es necesario incrementar la velocidad al correr. Quince segundos más rápido por kilómetro sería suficiente.
  • Entrenamiento largo y variado. Al correr en interior, vamos a sufrir una mayor transpiración que al correr en exterior. Por tanto, tendremos una mayor sensación de fatiga. A esto se le suma la monotonía de correr en el sitio, lo cual provoca sensación de cansancio y ganas de abandonar. Para evitar estas situaciones es básico tener un entrenamiento planificado suficientemente largo y obligarnos a cumplirlo. El mejor truco es variar la intensidad y las inclinaciones.

¿Mejor correr en cinta o al aire libre?

Lo cierto es que no existe un método mejor. Lo normal es que las ventajas de un método sean las desventajas de otro y viceversa.

Entre las ventajas de correr por la calle se encuentran la falta de fatiga excesiva, la falta de monotonía y aburrimiento y un mayor desnivel del suelo que hace que el entrenamiento sea más completo. Sin embargo, es imprescindible llevar un calzado realmente adecuado. Salir a correr por la calle con el calzado inadecuado y con una frecuencia elevada puede provocar lesiones de tobillo y de rodilla.

Entre las ventajas de correr en cinta encontramos que es menos agresivo para las articulaciones y que nos permite controlar tanto inclinación como intensidad. Sin embargo sí que es verdad que es muchísimo más monótono y aburrido. Además, si somos principiantes y vamos a comenzar, la cinta es genial, ya que eliminamos las dificultades d desnivel y reducimos el impacto.

Deja un comentario