Por qué es bueno comer patata si haces deporte: beneficios de la patata

0
Beneficios de la patata en el deporte

Llevar un ritmo de vida saludable conlleva consumir una dieta equilibrada y realizar deporte mínimo 3 veces por semana. De nada sirve hacer ejercicio si no lo acompañamos de una buena dieta. Elegir cuidadosamente los alimentos que consumimos cuando hacemos ejercicio es fundamental para que el cuerpo tenga energía suficiente, así como para potenciar la velocidad de recuperación. La patata es un alimento bastante común en la dieta de cualquier persona. Si bien es cierto que muchos están en su contra por considerarlo como un alimento “que engorda”, lo cierto es que tiene muchísimos beneficios para la salud. Sobre todo cuando realizamos deporte. Por eso, vamos a ver los beneficios de la patata. 

La patata está compuesta principalmente por agua (75%), hidratos de carbono (18%) proteínas y otros nutrientes importantes en la realización de ejercicio. Además, tienen bastante potasio, lo cual beneficia la regulación de los músculos. Ayuda a eliminar líquidos y toxicas y es un gran aliado a la hora de bajar de peso. Se trata de un alimento que básicamente está libre de grasas, por lo que, en contra de lo que muchos piensan, es un alimento genial para incluirlo en una dieta cuando realizamos ejercicio. Aporta una gran cantidad de micronutrientes y es una buena fuente de aminoácidos. Tiene mucha fibra y proporciona sensación de saciedad, por lo que ayuda a bajar de peso.

Beneficios de la patata en el deporte

Una de las principales características de las patatas son la cantidad de energía que transportan al cuerpo. Ayudan a que tengamos la suficiente energía para realizar el deporte deseado. Además, son ricas en vitaminas y tienen mucho potasio, que ayuda a la recuperación de los músculos.

  • Si decides tomar la patata cocida o asada, estarás consumiendo un alimento libre de grasa.
  • Tienen muchísimos carbohidratos, en encargado de proporcionar energía al organismo. Es más, los carbohidratos, aunque mucha gente esté en contra, deberían representar mínimo la mitad del consumo diario de calorías.
  • Son un excelente fuente de fibra. La patata ayuda a regular el tránsito intestinal. Además, ayuda a controlar la función digestiva. Si decides cocerla y consumirla con piel, tiene todavía más fibra.
  • Son fuente de vitamina C. Si bien es cierto que esta vitamina se encuentra en muchas frutas, ningún otro alimento con tanto almidón contiene tanta cantidad de vitamina C como la patata.
  • Es rica en vitamina B. Las vitaminas del grupo B tienen muchas funciones en el organismo. Por ejemplo, ayudan a metabolizar los carbohidratos y proporcionan mucha energía al cuerpo. Además, ayuda a mantener la piel joven y a que nuestro sistema nervioso se quede estable.
  • Es una fuente de potasio maravillosa. Además, también contiene, aunque en pequeñas cantidades, otros minerales como magnesio y hierro.
  • Básicamente es un alimento sin socio. Es decir, que casi no tiene sal. Según la Organización Mundial de la Salud, lo recomendable es no consumir demasiada sal, ya que existe una estrecha relación entre el consumo de sodio y el riesgo de tener la tensión arterial alta, es decir, sufrir hipertensión.
  • La patata es un gran aliado en la lucha contra el sobrepeso. Una ración de patata cocida sin piel (180g) tiene alrededor de 140 calorías, lo cual supone la mitad de calorías que un plato de pasta o arroz cocido. Eso sí, no hay que consumirlas fritas.

Por todo ello, la patata es un gran aliado cuando practicamos deporte, tanto por sus beneficios en nuestro aspecto físico como en lo referente a las vitaminas y minerales.

Deja un comentario