Beneficios de las clases colectivas

0
clases colectivas

A veces pensamos que haciendo ejercicio por nuestra cuenta alcanzaremos mucho mejor los resultados. Sin embargo, entrenar en grupo puede aportar muchísimos beneficios. ¡No subestimes su poder! Te contamos cuáles son las ventajas de entrenar en clases colectivas.

El gimnasio es mucho más que un lugar donde ejercitar los músculos. Cada vez son más las personas que deciden asistir a clases colectivas. Es una forma bastante divertida y eficiente de estar en forma. Por lo general estas clases suelen ser de 1 hora aproximadamente y las hay de todos los tipos: más centradas en ejercicios cardiovasculares, musculación, estiramiento, baile… ¡Todo lo que puedas imaginar! Además, es imposible negar los enormes beneficios que tienen para la salud.

Ventajas de las clases colectivas

Además de ser muy buenas físicamente hablando, también lo son de forma mental. Ayudan a la motivación y son fantásticas si tenemos poco tiempo para estar en el gimnasio.

  • El grupo une. Hay quien cree que hacer deporte en grupo le frenará y que puede perjudicar su rutina. Sin embargo, aunque al principio puedas sentirte así, lo cierto es que no. El trabajo grupal hace que aquellos que van un poco más retrasados se esfuercen más en llegar a los que están más arriba. En todos los grupos se suelen mezclar novatos con miembros de antigüedad. Por lo general, el rendimiento aumenta y todos consiguen dar más de sí mismos.
  • Las clases colectivas motivan. Si hay gente a la que le apasionan las clases colectivas son precisamente aquellas personas a las que les es más complicado asistir regularmente al gimnasio. Crear hábito y rutina de gimnasio es complicado. Por eso, asistir a una clase colectiva te proporcionará un mayor apoyo. La motivación aumenta considerablemente y, al tener una hora fijada, nos levantamos sí o sí del sofá para ir.
  • Competitividad sana. Otro de los grandes beneficios que tiene es que las clases colectivas aumentan la competitividad sana. Es una forma muy positiva de estimularnos para seguir mejorando. Observaremos el avance de nuestros compañeros y estaremos deseando que nosotros también avancemos tanto.
  • Diversión. Lógicamente, no todo es entrenar. Si el entrenamiento es divertido estaremos mucho más motivados. Las clases colectivas suelen ser más dinámicas y, por lo general, también mucho más vivas. Entre los compañeros aparece el humor, el buen rollo, las ganas de trabajo, el espíritu de superación… ¡hasta los monitores disfrutan más!
  • Entrenamiento completo y eficaz. Las clases colectivas tienen una estructura perfecta. Cuentan con calentamiento, ejercicio y vuelta a la cama. En una sesión habrás trabajado todos los músculos necesarios, bajo la supervisión de una personas especializada, por lo que el riesgo de lesiones es muy bajo.

Hacer deporte de forma regular es muy positivo para la salud y, por eso, es fundamental que el tiempo que pasamos en el gimnasio lo aprovechemos al máximo para notar grandes beneficios. Así que, si tu gimnasio cuenta con clases colectivas, que en la mayoría de los casos sí, ¡aprovecha esta oportunidad!

Deja un comentario