La importancia de ejercitar las piernas

0

En todos los gimnasios existe la misma tendencia: un grupo de personas que únicamente entrenan el tren superior del cuerpo. Los motivos pueden ser varios. En primer lugar, porque es la parte del cuerpo que más rápidamente se ensancha. En segundo lugar, porque es la parte más vistosa del cuerpo y la que aporta una mayor belleza, o eso creen algunos.

Estos hechos provocan una dejadez a la hora de ejercitar las piernas en el gimnasio o al aire libre. El resultado es la configuración de un cuerpo en triángulo invertido, es decir, la base es como si fuesen los hombros y el vértice las piernas. Esta configuración tiene dos problemas principales: una estructura de poca belleza y desarrollo incompleto de la musculatura.

Entrenar las piernas es una parte fundamental de todo entrenamiento. Cuando se ejercita la masa muscular se genera la hormona anabólica, que es la responsable del desarrollo de la musculatura. El problema está en que dos terceras partes de la musculatura se encuentran en las piernas, por lo que si no se ejercitan se pierde desarrollo muscular. Además, al trabajar las piernas se estará también potenciando el aumento muscular del tren superior.

¿Qué ocurre si no queremos ganar masa muscular en las piernas?

Las piernas siempre hay que ejercitarlas. En el caso de que creamos que ya tenemos suficiente masa muscular en el tren superior, lo que hay que hacer es ejercitar las piernas pero sin llegar al agotamiento o sobrecarga. Es decir, al acabar el ejercicio tenemos que tener la impresión de que todavía tenemos fuerzas para hacer más repeticiones.

Ventajas de ejercitar las piernas

Como ya hemos comentado, el entrenamiento de las piernas potencia el desarrollo muscular de todo el cuerpo, incluido el tren superior. A esto se le suma la quema de grasa al poseer en las piernas dos terceras parte de la masa muscular, lo que ayuda a marcar todavía más el tren superior.

Los efectos de ejercitar las piernas también recaen sobre la espalda. Si se tienen unas piernas débiles y sin fuerzas, la espalda se resentirá y tendremos problemas. Las piernas son las encargadas de soportar todo el peso del cuerpo, si no tienen la fuerza suficiente harán que los lumbares entren en juego y acaben causando dolor.

Por otro lado, conseguiremos tener unos glúteos más firmes. Este es uno de los principales objetivos de las mujeres.

Miguel Fernández

Programador informático. Amante del fitness.

Deja un comentario