Ejercicios de suelo pélvico para el correcto funcionamiento del cuerpo

0

El suelo pélvico es la estructura muscular que sostiene a los órganos pélvicos del cuerpo como son la vejiga, el útero y el recto. Rodea a los genitales y el ano. Además, esta estructura también es la encargada de sujetar el abdomen, evitando que se caiga.

Cuando los músculos del suelo pélvico no tienen la fortaleza suficiente para cumplir con su función, aparecen los problemas de incontinencia y/o dolor de espalda. Por el contrario, cuando los músculos están en las condiciones adecuadas, se incrementa la fuerza de la base del suelo pélvico. Esto provoca un aumento de la potencia y la estabilidad de la columna vertebral. Por lo tanto, es primordial entrenar esta parte del cuerpo mediante ejercicios específicos con el fin de fortalecer los músculos.

Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico

1. Yoga

El yoga es un ejercicio efectivo para el entrenamiento del suelo pélvico gracias a la respiración y a las poses del guerrero que exigen un control de la rotación femoral tras la presión que se ejerce con estas posturas. Después de estar en la posición correcta, debemos respirar lenta y profundamente desde el centro del abdomen. Asimismo, debemos soltar el aire lentamente mientras empujamos con la parte inferior del abdomen.

2. Ejercicios en cuclillas

Estos ejercicios son muy efectivos para entrenar el suelo pélvico sin que los deportistas sientan dolor en los músculos. Para su realización necesitamos separar las piernas con una distancia mayor que la longitud de las caderas. Después, debemos nos inclinaremos hacia abajo con el fin de cargar los glúteos ya que son los responsables de tirar del suelo pélvico. De esta forma, se crea una tensión equilibrada gracias a la acción de los músculos.

3. El Qigong

Se trata de un entrenamiento procedente del Kung Fu. La posición básica es de pie, con los pies juntos y las manos enfrente de la barbilla. Luego se toma aire de forma lenta y profunda desde el abdomen y se presionan los brazos hacía arriba. Al mismo tiempo, se deben doblar las rodillas pero sin levantar los talones del suelo. Los brazos los bajaremos cuando empezamos a soltar el aire a la vez que contraemos los glúteos.

Miguel Fernández

Programador informático. Amante del fitness.

Deja un comentario