Alimentación y sueño

1

Cada vez es más usual escuchar a la gente contar que duerme mal, que padece insomnio o incluso que se levanta a comer algo a mitad de la noche ¿Cuáles pueden ser las causas de esto? ¿Existen consejos para mejorar un mal descanso?

Es posible que ciertas acciones previas a irnos a la cama sean las responsables de ese mal descanso, por ejemplo se deben evitar las cenas copiosas y comer hasta sentirnos totalmente saciados y con la consecuente pesadez o ardor de estómago que esto supondrá.

En cuanto a la bebida, los refrescos contribuyen a aumentar la sensación de hinchazón y malestar por los gases que estos aportan, por lo que se deben evitar siempre y más aun en las cenas. Además, el beber a través de pajitas también aumentará los gases y esa molesta sensación.

La ingesta de alcohol también puede contribuir a una mala calidad del sueño, ya que a priori todos podemos pensar que el alcohol nos dará sueño, y así es, pero resulta un sueño de baja calidad y con interrupciones del mismo según estudios. Por esto, no es correcto recurrir a tomar alcohol como una solución a la falta de sueño.

no-food-at-nightOtro de los grandes enemigos de no tener un buen descanso lo encontramos en las bebidas que contienen componentes excitantes como la cafeína o la teína; con esto nos referimos a café, té, bebidas de cola o energéticas (Red Bull, Burn) que debemos evitar en las horas previas al descanso.

Así como la cena no debe ser copiosa, es importante elegir el tipo de condimentos que usamos y se deben evitar algunos de ellos más fuertes como son guindillas, curry, jengibre o pimienta que pueden irritar la mucosa gástrica. En cambio hay otros que aportarán sabor a nuestros platos y resultan suaves para las digestiones como son orégano, laurel o romero.

Algunas salsas que aportan un sabor demasiado fuerte también deben evitarse como kétchup, mostaza o tabasco, sustituyéndolas por otras más suaves como salsa de setas, de tomate natural o mayonesa ligera.

De igual modo que estas acciones pueden ayudar a un mal descanso, existen otras que nos pueden ayudar a mejorarlo:

Por ejemplo, realizar cenas ligeras,  en las que pueden incluirse alguna sopa o crema de verdura y una tortilla francesa o filete de pollo o pavo a la plancha, junto con una pieza de fruta como postre.

comer-antes-de-dormir

Por otra parte si el problema es una sensación de hambre a mitad de la noche, una solución puede ser realizar una pequeña re-cena (muy ligera) previa a acostarnos en la que podemos incluir un yogur desnatado o un vaso de leche caliente para evitar levantarnos a medianoche si es ese nuestro problema.

Cristina Blazquez

Graduada en Nutrición Humana y Dietética. Postgrado en Nutrición Clínica y Ciencia Avanzada de los Alimentos. Nutrición, Salud y Actividad Física: siempre de la mano. ¡Si quieres, puedes!

1 Comentario

Deja un comentario