Una sociedad sobre pedales

0

El futuro de la movilidad urbana y ecológica lo llevamos teniendo sobre nuestras narices desde hace más de dos siglos, pero son pocas las urbes mundiales que han visto en la BICICLETA los beneficios que conlleva, sobre la cultura del petróleo, polución, atascos, gasto, etc que provocan los vehículos motorizados con combustibles fósiles.

Porque la prometida llegada de vehículos no contaminantes (coches eléctricos, movidos por hidrógeno, etc) está aún lejos de hacerse realidad, pues su implantación está siendo muy lenta, debido a falta de apuesta de inversión en investigación de estas tecnologías o por falta de compromiso por parte del lobby petrolero de dejar el futuro de la movilidad mundial en otro lobby, el eléctrico.

Y mientras tanto, quiénes perdemos, somos las personas –y el medio ambiente-. L@s que vivimos en grandes urbes vivimos bajo un manto continuo de polución que afecta muy gravemente sobre nuestra salud. Y ya no es sólo nuestra salud física, sino el estrés que provocan los incontables atascos, intentos interminables de aparcar, el no poco gasto que conlleva desplazarse y mantener los vehículos motorizados, etc, etc.

Y vamos a pasar a los datos, a los beneficios que nos traería el uso de la bicicleta como medio de transporte:

  • La OMS estima que si se favoreciera el uso de la bicicleta en Europa se crearían más de 76.000 puestos de trabajo y se evitarían unas 10.000 muertes anuales.
  • Las personas vivirían de 3 a 14 meses más debido a la práctica de esta actividad física.
  • La bicicleta contribuye a un entorno urbano más tranquilo y sostenible. Es un medio silencioso y 0 contaminante.
  • Es un transporte económico. Incluso empiezan a aparecer sistemas de alquiler por uso. Los costes de adquisición y mantenimiento son hasta 40 veces menor que los de un coche. Y si se mantiene bien, puede tener igual o más tiempo de vida.
  • Es fácilmente transportable, y podemos acceder con ella a diversos medios de transporte públicos.
  • En desplazamientos de corta y media distancia gana en tiempo puerta a puerta con respecto a otros vehículos.
  • La capacidad de ocupación de las bicicletas son mínimas. En una plaza de coche caben hasta 7 bicicletas, y en una vía ciclista pueden rodar 10 veces más bicicletas, que coches caben por una calzada.
  • Con ella practicaríamos ejercicio aeróbico, recomendado por especialistas de la salud y el corazón. Rebajaría nuestro nivel de estrés y con ello el de nuestros allegados.
  • Mejora la autoestima, la autonomía, es de fácil manejo y es recomendable para todas las edades, desde niños a mayores.

Por lo tanto, queda claro que desde Practica Vida apostamos por la bicicleta como medio de transporte en la ciudad y animamos a todos nuestros lectores –acercándose los Reyes- que tengan en cuenta a la bicicleta como posible regalo, porque no sólo estarás regalando salud física, sino una mejora global de tu entorno.

Javier Llorente

Amante del fitness y el deporte.

Deja un comentario