Esteroides y ejercicio

0

Antes de empezar a hablar del tema me gustaría explicar qué son realmente los esteroides. Mucha gente asocia los esteroides como agente dopante y bien que pueda ser así, no obstante, antes de de comenzar cualquier tipo de crítica, se debe conocer de qué se está hablando y qué efectos tiene sobre el organismo tanto positivos como negativos. También conviene analizar sus acciones, beneficios a la hora de su administración de forma exógena y sus efectos adversos. Al fin y al cabo, de lo que estamos hablando es de un fármaco y por esto quiero aportar un análisis explicativo, lo más simplificado posible para que todo el mundo lo pueda entender.

Los esteroides son un grupo de moléculas de naturaleza lipofílica que se sintetizan a partir del colesterol cuya acción celular se debe a su interacción con receptores citoplasmáticos intracelulares actuando así a nivel intracelular, en concreto, a nivel nuclear activando genes mediante transcripción del ADN.

Funciones principales

  • Estructural: formando parte de estructura de la membrana plasmática de las células.
  • Reguladora: al formar parte del colesterol, regulan los niveles de sal y secreción biliar, facilitando la digestión y absorción de grasas a nivel del intestino delgado.
  • Constitución de vitamina D y derivados de la misma.
  • Hormonal: solamente algunos tipos de esteroides ejercen función hormonal. Entre ellos destacan:
    • Corticoides: entre ellos encontraremos dos tipos; los mineralocorticoides y los glucocorticoides, cuya función principal es la regulación electrolítica y volémica.
    • Hormonas sexuales: dentro de este grupo, encontramos los andrógenos (hormonas cuya concentración es mucho mayor en hombres) como la testosterona y derivados. Aquí es donde encontraremos anabolizantes androgénicos esteroides (EAA) y por lo tanto donde se presenta el punto de análisis.

Anabolicos-y-EsteroidesLos EAA por tanto se tratan de unas moléculas de naturaleza hormonal cuya constitución central es a partir de la molécula de testosterona. Aquí veremos que existen tres grupos bien definidos en cuanto su estructura química y función.

  • Testosterona y derivados: como el propionato, metandrostenolona…
  • Dihidrotestosterona y derivados: como drostanolona, oximetolona, metenolona…
  • Nadrolona y derivados: etilestrenol, trembolona, nandrolona…

Vale, lo que interesa saber es qué hacen estas moléculas y qué efectos producen.

Nivel de actuación de estas sustancias

Al ser de naturaleza lipófilas (apolares), presentan permeabilidad con las membranas celulares, por lo que pueden atravesarlas y difundir al citoplasma a través de ellas. Una vez ahí interaccionan con una serie de moléculas que formando complejos, así consiguen que estos sean transportados al núcleo celular. Una vez en el núcleo actúan sobre el ADN activando unos genes promotores y consiguiendo la transcripción de los mismos. De ahí desembocarán las acciones producidas en el organismo.

En este proceso se generan una serie de metabolitos, que se denominan andrógenos anabólicos (famosos conocidos como “esteroides”), entre los que predominan la dihidrostestosterona y los estrógenos, serán los responsables de los distintos efectos en el organismo y de sus efectos adversos si bien estos se administran de forma exógena de forma prolongada. Aquí estaremos hablando de sustancias sintéticas, que para ser utilizados de forma legal requieren prescripción médica. Esto sólo se da en los Estados Unidos, la mayoría son utilizados ilegalmente y provienen de contrabando de otros países ya bien saqueados de laboratorios estadounidenses o sintetizados de forma clandestina.

esteroides-anabolizantes-alopecia

Función y acciones sobre el deportista: efectos anabólicos sobre el músculo esquelético, consiguiendo así el crecimiento del mismo. Mediante la administración de estos fármacos conseguiremos un aumento considerable en el rendimiento en deportes que impliquen un importante esfuerzo anabólico. Esto acompañado de una dieta adecuada y dirigida a estos objetivos, se obtendrán resultados tales como un aumento de masa magra y fuerza, pudiendo así llevar a cabo la práctica de ejercicios de alta intensidad con mayor frecuencia, optimizando el rendimiento del mismo. No obstante, no existe experiencia científica en cuanto a una mejora en la velocidad y la resistencia.

Guay, ¿no? La otra cara de la moneda no parece tan bonita. Veremos así los efectos adversos adheridos al consumo de estas sustancias.

En principio estas moléculas han de considerarse como fármacos al ser administradas de forma exógena al organismo, son capaces de absorberse y una vez absorbidas, sufren una serie de transformaciones que conllevan a que se den sus efectos deseados y no deseados (debidos a la falta de selectividad por receptores específicos). Es decir, el fármaco actúa a nivel de los receptores intracelulares de células de la musculatura esquelética y de otras células de distintos tejidos.

También sufrirán procesos bioquímicos asociados a su farmacocinética, es decir, se almacenarán o excretaran.

Errores-en-el-uso-de-esteroides

Los esteroides son sustancias que se encuentran de forma natural en nuestro organismo, atendiendo a unas condiciones fisiológicas, por lo que tendrán unas funciones determinadas (anteriormente descritas) en un entorno regulado, siguiendo así la homeostásis del organismo. Si bien nosotros estamos administrando estas moléculas de forma externa, como cualquier otra, estamos alterando el equilibrio del organismo aumentando de forma abrupta las concentraciones de estas moléculas por lo que se disparan mecanismos de regulación para poder conseguir estabilizar los niveles a unas condiciones fisiológicas.

Efectos adversos destacables

  • Disfunción hepática, sobre todos aquellos que son administrados por vía oral (efecto de primer paso hepático). De hecho en pruebas clínicas, el tratamiento con anabólicos esteroides resultó en una reducción de la función secretora hepática. Además, se observaron colestasis hepáticas, reflejadas por picazón e ictericia, y peliosis hepática.
  • Alteración de los niveles de colesterol, al intervenir en el metabolismo del mismo por lo que provoca un desequilibrio en el mismo.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Disminución de inmunoglobulinas, provocando una leve depresión en el sistema inmune.
  • El abuso de estas sustancias como fin estético, provocando drogodependencia. Puede suceder, con mucha frecuencia, la incapacidad del individuo de poder realizar el ejercicio físico y entrenamiento sin la administración de estos esteroides.

Efectos adversos asociados a los metabolitos secundarios:

  • Dihidrostestosterona es responsable de la hipertrofia prostática benigna, formación de acné, alopecia y agresividad.
  • Los estrógenos acaban transformandose en estradiol y este es responsable de efectos como la ginecomastia, retención de líquidos, hipertensión arterial, lipogénesis, atrofia testicular… Muchas veces el tratamiento establecido en deportistas suele acompañar con la administración de bloqueantes de los receptores sobre los que actúan los estrógenos para minimizar efectos adversos y que el individuo pueda recuperar la función testicular.

Una vez recopilado toda esta información ya entra en conciencia de cada uno su uso. En mi opinión estas sustancias, como cualquier otro fármaco, debe ser de tener una prescripción y un seguimiento médico para poder tener un control del individuo así como las posibles afecciones orgánicas que pueden provocar. ¿Compensa el resultado con la administración de esteroides a pesar de sus efectos adversos? En mi opinión no. Podría darse de forma exclusiva en personas que se dedicasen plenamente a ello, como cualquier otra profesión y vocación, bien sea regulado y con seguimiento médico y por ello de forma legal.

Bibliografía:

  1. Ministerio de Sanidad y Consumo (2011) Estrategia para la nutrición, actividad física, prevención de la obesidad (NAOS). Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo: http://www.naos.aesan.msps.es/naos/investigación/aladino
  2. Krause, 12ª edición (L. Kathleen Mahan y Sylvia Escott-Stump 2009). Krause Dietoterapia
  3. The leptin boost diet (Scott Isaacs, M.D. 2007)
  4. American Association of Clinical Endocrinologists Nº3 (2006)
  5. Ahima, R.S., and J.S. Flier. Adipose Tissue as an Endocrine Organ. Trends in Endrocrinology and Metabolism 11:327-Francisco J Sanchez-Muniz y Bernabé Sanz Pérez- Catedrático del Departamento de Nutrición y Bromatología I, Facultad de Farmacia. Universidad Complutense de Madrid. Académico de número de la RANF. Caedrático emérito de la Facultad de Veterinaria. Universidad Complutense de Madrid. Académico de número en la RANF.
  6. European Food Safety Authority (2010) Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to protein and increase in satiety leading to a reduction in energy intake (ID 414, 616, 730), contribution to the maintenance or achievement of a normal body weight (ID 414, 616, 730), Maintenance of normal bone (ID 416) and growth or maintenance of muscle mass (ID 415, 417, 593, 594, 595, 715) pursuant to Article 13(1) of Regulation (EC) no 1924/2006. EFSA Journal, 8, 1811.
  7. British Dietetic Association, The (2011) Top 5 Worst Celebrity Diets to Avoid in 2011. En linea: www.bda.uk.com(news/101214weirddiets.htm
María Casas

Estudiante de 4º curso de Farmacia en la Universidad Complutense de Madrid al mismo tiempo que estudio Nutrición y Dietética.
Asesora nutricional y deportiva. Autora del blog Nutripharmacy

Deja un comentario