La retención de líquidos, el primer enemigo de un cuerpo definido

0

Con la llegada del verano todo el mundo comienza a prestar mayor atención a su cuerpo con el objetivo de verse más atractivo y poder lucir una figura bonita. Uno de los principales problemas que encontramos asociados a vernos “peor” es la famosa retención de líquidos.

La retención de líquidos se trata de un fenómeno que se da en distintos tejidos del organismo que se basa en una infiltración de agua al interior mediante procesos osmóticos o difusión pasiva, acumulándose en el espacio intercelular. En términos médicos este proceso es conocido como hidropesía o edema que viene a ser a un hinchazón de la zona donde se ha acumulado el líquido, siendo este, como he dicho anteriormente, principalmente agua. Las zonas donde se produce mayor hinchazón son las manos, tobillos de forma general y de forma particular podremos observar mayor retención de líquidos en la zona abdominal en hombres y en la zona del muslo y el glúteo en las mujeres.

retencion2Como consecuencia esto se produce una ganancia de volumen y también del peso corporal. Este proceso puede presentarse de forma benigna y temporal que puede trascurrir durante un periodo de tiempo breve sin ninguna climatología patológica asociada o bien puede acarrear problemas graves en población de riesgo como ancianos, personas con problemas cardiovasculares, hipertensión…pudiendo agravar dicha situación.

Causas principales:

  • Alteración de los mecanismos de regulación de niveles de líquidos que hay en el organismo.
  • Alimentación incorrecta, generalmente alimentos ricos en sodio ya que el sodio es una sustancia osmóticamente activa, esto quiere decir que tiende a secuestrar el agua y llevarla a los tejidos.
  • Falta de ejercicio y sedentarismo.
  • Estrés.
  • Procesos infecciosos e inflamación.
  • Altas temperaturas. Muchas veces hemos oído ese dicho de que en verano “nos dilatamos”.
  • Cambios hormonales, sobre todo el mujeres, ya que los estrógenos y la progesterona producen mayor retención.
  • Otros: trastornos circulatorios, alteraciones en el sistema de excreción hormonal…

Síntomas principales:

  • Hinchazón en zonas del cuerpo determinadas, descritas anteriormente.
  • Aumento de peso y volumen corporal en tiempos cortos, lo que denominamos fluctuaciones en el peso. Muchas veces esto es el mecanismo de engaño que usan las dietas milagro para impulsar a su seguimiento, ya que la pérdida de 1-2kg en cuestión de un par de días es inmediata. No obstante, como todo, lo que fácil se va fácil vuelve.
  • Cansancio y sensación de pesadez.
  • Reducción de micciones diarias.

Soluciones:

  • Hidratación: para conseguir reajustar el proceso de control de agua corporal. Se trata de un mito aquellos comentarios que afirman que la retención de líquidos se debe a un exceso en el consumo de agua, ya que en situaciones fisiológicas, el organismo cuenta con un sofisticado sistema de regulación e integración de las concentraciones de agua gracias a la actividad conjunta del sistema nervioso y hormonal. Este fenómeno contribuye a la homeostasis, es decir, la capacidad del organismo para mantener constantes la composición y las propiedades del medio interno.
  • Realizar ejercicio físico diariosiempre y en todos los ámbitos con lo que a salud respecta, el ejercicio siempre es recomendado, ya que contribuimos a que el organismo se encuentre en situaciones de balance hormonal. Y es que el ejercicio, como muchos sabemos, presenta numerosos beneficios e impactos positivos sobre la salud. En este caso al realizar ejercicio estamos estimulando el sistema circulatorio para que pueda realizarse de forma óptima el transporte de oxígeno y nutrientes a los distintos tejidos. No es recomendable realizar actividades que nos obliguen a estar demasiado tiempo sentados o de pie de forma estática. Para aquellos que presentan condiciones de trabajo que les obligan a que estas situaciones se den pueden solventarlo con pequeños paseos. Pequeños cambios marcan grandes diferencias.
  • Adecuar la dietadeberemos vigilar un poco más lo que comemos si queremos vernos más definidos. Para ello es conveniente consumir alimentos:
    • Alimentos bajos en sodio, ya que es el principal agente osmótico que induce a la retención. Sobre todo en poblaciones de riesgo tales como ancianos e hipertensos. Existen sales de mesa comercializadas sin sodio, como sal sin sodiosales yodadas. Evitar embutidos, alimentos procesados, salazones, algunos frutos secos, ahumados…no obstante siempre existen versiones bajas en sodio.
    • Alimentos ricos en potasio: catalizan la salida de tres moléculas de sodio por dos de potasio, gracias a mecanismos de transporte activo. Esto podríamos solucionarlo mediante ingesta de alimentos de origen vegetal, frutas, verduras y hortalizas y legumbres, que son la principal fuente de este micronutriente.
    • Ingesta de diuréticos en forma de infusiones como té verde y cola de caballo que consiguen estimular la pérdida del líquido sobrante
  • Tratamiento personalExisten tratamientos de diferentes ámbitos que pueden ayudar a mejorar la situación de retención.
    • Tratamientos caseros: como masajes corporales de pies y piernas así como baños alternos de agua caliente y fría (hidroterapia), paseos en el mar. De este modo estimularemos los procesos cirulatorios.
    • Evitar ropa muy ajustada que puede producir por compresión alteraciones a nivel de circulación dificultando el retorno venoso.
    • Tratamientos a nivel profesional: se pueden acudir en casos graves y población de riesgo a clínicas estéticas para que se puedan realizar presoterapia, mesoterapia o drenaje linfático. Son tratamientos más agresivos pero más eficaces necesarios en casos determinados.
María Casas

Estudiante de 4º curso de Farmacia en la Universidad Complutense de Madrid al mismo tiempo que estudio Nutrición y Dietética.
Asesora nutricional y deportiva. Autora del blog Nutripharmacy

Deja un comentario