Inflamación y respuesta adaptativa

0

Sabemos que el daño muscular inducido por el ejercicio es un factor que media en las adaptaciones fisiológicas del mismo y además sabemos que mediar de forma exógena en ese daño muscular y su consecuente respuesta adaptativa, parece no ser una buena idea. Hablamos de daño muscular e inflamación inducida por ejercicio como estrés necesario para una respuesta homeostética y adaptativa del organismo.

El consumo de AINEs por ejemplo, ha demostrado ser un mediador en esta respuesta al inhibir ciclooxigenasa 1 y 2 y lipoxigenasa (COX1 y COX2) y derivados prostanoides como TXB2, PGE2, PGD2 o PGF2a por lo que puede suprimir o disminuir tales adaptaciones como la tasa de síntesis de proteínas musculares.

http://ajpregu.physiology.org/content/305/11/R1281
http://ajpendo.physiology.org/content/282/3/E551.short

A menudo, deportistas amateurs recurren a estrategias anti-inflamatorias para reducir el dolor el dolor que puede resultar de la actividad muscular de alta intensidad. Sin embargo, los estudios indican que los componentes de la respuesta inflamatoria aguda pueden ser necesarios para la reparación y el crecimiento muscular.

En este estudio http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19176887 se determinó que se requiere la actividad de COX-2 para la hipertrofia del músculo esquelético, posiblemente a través de la facilitación de la actividad proteasa extracelular, la acumulación de macrófagos, y la proliferación celular. Sabemos además que la PGF2 aplha a través del AA estimula mTOR en las células musculares.

Pero lo más interesante es que quizás no haga falta recurrir a AINEs para que esta disminución de la respuesta adaptativa suceda, puesto que algunas sustancias naturales y presentes en nuestra alimentación cotidiana parecen tener efectos antiinflamatorios similares a AINEs y por tanto tales consecuencias en cuanto a inhibición de la respuesta adaptativa.

Parece ser que la bromelina puede provocar una inhibición en ciclooxigenasa-2 (COX-2) y la inactivación del factor nuclear kappa B (NF-kappaB), mediador maestro en la respuesta inflamatoria. Algo similar parece suceder con la curcumina o el té verde.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19339108
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17569207

Por tanto, así como pasa como los antioxidantes exógenos con el estrés oxidativo inducido por el ejercicio, (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24492839 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4008802) parece ser que antiinflamatorios naturales ingeridos en periodos cercanos al entrenamiento, pueden inhibir respuestas adaptativas al ejercicio y supercompesaciones. Aunque estos alimentos con sustancias fitobioquímicas poseen propiedades muy interesantes desde el punto de vista de la salud, quizás no sea muy buena idea aumentar su ingesta en el perientreno.

Quizás, al igual que con los AINEs, la ingesta de estos alimentos de propiedades más que beneficiosas, deba alejarse del entorno del entrenamiento, más conocido como periWO, debido a la posible reducción de adaptaciones fisiológicas promovidas.

Ismael Galancho

Fitness Manager (gestión deportiva, marketing y coaching deportivo), Personal Trainer & Nuticional Advisor. Máster en Nutrición deportiva, Diplomado E.F y MBA Sport Management. Pasión por el entrenamiento, la fisiología, bioquímica y nutrición deportiva.

Deja un comentario