¿El Gobierno causó la epidemia de la obesidad?

0

Hace varios meses estoy leyendo en diferentes blogs que la crisis de salud actual se le puede atribuir a las directrices nutricionales dadas por los gobiernos, particularmente el de Estados Unidos.

Como no estoy para nada de acuerdo con esta afirmación voy a dedicarle un artículo entero a explicar por qué me parece que es una idea sin demasiado sustento.

Veamos primero cómo son las recomendaciones dadas por el gobierno de EEUU:

Si bien fue variando a medida que pasaron los años, actualmente presentan un plato “ideal” y no una pirámide como lo hacían anteriormente.

Este es “el plato” (veáse http://www.choosemyplate.gov/)

23

Para muchos, esta es la terrorífica recomendación nutricional norteamericana; la razón por la que el mundo está poblado de personas con diabetes, cáncer, problemas cardíacos, obesidad

Generalmente, los ataques a estas recomendaciones se centran en los hidratos de carbono. La razón: hace varias décadas se asoció el consumo de grasa saturada con problemas de salud, por lo que se comenzó a recomendar dietas bajísimas en este macronutriente.

Desde entonces, existen muchísimos productos que se promocionan como “saludables” únicamente por ser bajos en grasa, a pesar de estar cargados de azúcar y otros ingredientes nada sanos. La gente, engañada por la publicidad y el marketing, consume estos productos y sufre las consecuencias (hambre al poco tiempo, falta de nutrientes, etc).

¿Pero son estos productos los recomendados? ¿Qué tipo de carbohidratos se consumen? ¿Azúcar refinado o granos integrales?

La gente consume gaseosas regulares, cereales de desayuno repletos de azúcar y sin fibra, caramelos, golosinas, snacks como patatas fritas, ‘Gatorade’ y más productos de este estilo. Sin embargo, ninguno de estos productos forma parte de las sugerencias dadas por los profesionales de la salud. Si todos siguieran las recomendaciones de “Mi plato” probablemente no serían atletas, fisicoculturistas o modelos, pero la población en general sería mucho más sana en su conjunto.

Los gobiernos no quieren que la gente sea obesa. Las recomendaciones pueden no ser óptimas pero no existe una conspiración para que todos vivamos enfermos.

Poner el foco únicamente en calorías fue, probablemente, un error. Pero también lo es la dualidad grasas – carbohidratos.

Los fanáticos anti-hidratos, al igual que los fanáticos anti-grasa ponen el foco en un macronutriente en particular, simplificando algo que es sumamente complejo. La obesidad no aumentó exponencialmente por culpa de las grasas o por los carbohidratos.

En todo caso es un problema multifactorial en donde hay muchísimos actores que intervienen. El inconveniente es que decir la verdad no sirve, no vende. Es mejor que la culpa la tenga UNA sola causa; así podemos quitarla y se acabó el problema. Pero lamentablemente no es así.

Como advierte Yoni Freedhoof, médico especialista en obesidad: “Hay un millón de razones diferentes por las que la gente está comiendo más que antes, pero a fin de cuentas estamos comiendo más” (http://www.weightymatters.ca/)

Correlación entre las directrices nutricionales y la obesidad

Dentro de este movimiento en contra de las sugerencias por parte de los gobiernos se suele escuchar que los índices de obesidad no hicieron otra cosa más que aumentar desde que se difundieron las recomendaciones nutricionales.

Sin embargo, hay que diferenciar correlación de causalidad. Dos situaciones pueden haber sucedido al mismo tiempo, pero no significa que una haya causado la otra.

Un ejemplo: ¡Comer helado te hace más propenso a que te ataque un tiburón!

http://intergalacticwritersinc.wordpress.com/2011/03/28/ice-cream-consumption-linked-to-shark-attacks/

En este famoso estudio, los investigadores siguieron atentamente la venta de helados por un período de tres años y llegaron a la conclusión de que cuando se venden más helados hay más ataques de tiburones.

Suficiente como para dejar de tomar helado, ¿verdad? No tan rápido.

Podría significar que los tiburones tienen un sensor especial para la gente que come helado, o podría ser que en verano aumenta la temperatura, razón por la que mucha más gente se mete al océano y hace que estadísticamente haya más chances de que se reporten ataques de tiburones.

Al mismo tiempo, por el calor del verano, muchas personas compran helados para refrescarse.

¿Pasará lo mismo con la dieta?

Desde 1970 mermó la actividad física, tanto la relacionada al trabajo como la recreativa. Al mismo tiempo hay estudios que indican que se consumen casi 500 calorías más al día por persona y que el tamaño de las porciones aumentó enormemente. Esto de por sí ya explicaría el aumento en los índices de obesidad.

4

¿Cuánta gente obesa conocen que siga las recomendaciones dietéticas de los gobiernos? Si alguien está obeso, créanme que desde hace mucho tiempo no sigue ni siquiera ¼ de esas recomendaciones.

2Si una persona consumiera esto en cada comida, aunque hiciera 7 comidas al día estaría en rangos de grasa considerados saludables, sobre todo si siguiese las recomendaciones de actividad física divulgadas por organismos reconocidos. http://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_adults/en/

Consumir una dieta rica en hidratos de carbono repletos de fibra, con moderadas cantidades de grasa y de proteína es un método probado para que la gente esté en un peso adecuado, sin necesidad de contar calorías. Es un enfoque apropiado. Quizás no el mejor, quizás no el único, pero apropiado.

La mayoría de la gente, sin embargo, sigue una dieta que es altísima en carbohidratos (pero NO los propuestos por el gobierno sino azúcares refinados con poquísima o nada de fibra) y en grasa.

Esta es la verdadera combinación ideal para la obesidad. Enorme cantidad de alimentos refinados con alta densidad calórica y poca cantidad de micronutrientes y fibra. Es muy fácil consumir más cantidad de comida si nos enfocamos en estos alimentos, repletos de fructosa refinada y grasa saturada.

¡La culpa no la tengo yo!

Este pensamiento sirve como excusa. No es mi responsabilidad, la culpa la tiene otro; fuimos engañados, nos mintieron y por eso estamos gordos.

No. Estás gordo, en gran medida, por tus propias decisiones en lo que respecta al ejercicio físico y hábitos nutricionales. Entiendo y comparto que no es la única razón; situación económica, stress, medicamentos, falta de sueño y/o de tiempo para cocinar, facilidad para adquirir comida rápida poco saludable, responsabilidad corporativa, etc, etc.

Pero a pesar de todo eso, seguís teniendo responsabilidad. Por lo menos hasta que desarrolles problemas metabólicos en donde las hormonas de tu cuerpo se hayan desconfigurado y sientas hambre en todo momento. No es el caso de la mayoría de la gente.

Qué consume la gente habitualmente, ¿tratan de cuidar su alimentación?

Hace pocas semanas se volvió muy popular en Argentina el Hashtag #NadaMasRico. Muchísima gente comenzó a subir a Twitter las diferentes recetas o comidas que estaban saboreando.

A continuación adjunto algunas de las fotos que subieron:

Estas son las típicas comidas que se consumen y que NADA tienen que ver con lo recomendado por organismos de salud pública.

Como ejemplo, un combo de McDonald’s está compuesto de una hamburguesa con enorme cantidad de grasa, mucha cantidad de hidratos de carbono SIN o con casi nada de fibra, gaseosa (repleta de azúcar y jarabe de maíz alto en fructosa) y patatas fritas (la patata sería una excelente opción pero lamentablemente está frita en aceite vegetal).

Alta densidad calórica, poca cantidad de fibra, moderada cantidad de proteína, enorme cantidad de grasa y mucha cantidad de hidratos de carbono refinados junto con enorme cantidad de sal.

Si se realiza en un contexto de poca o nada de actividad física, sin controlar las calorías totales consumidas al día y repitiendo en las siguientes ingestas alimentos similares, entonces es muy probable que con los años se sufra de obesidad.

A lo que voy es que casi nadie está tratando de seguir la pirámide, particularmente la gente con sobrepeso.

La pirámide nutricional no es una receta para la obesidad. Lo lamento mucho pero a pesar de lo que quieran creer sigue siendo una buena base.

Mi crítica es que promueve solo UNA forma de alimentación para los billones de personas que habitamos La Tierra hoy en día.

Actualmente contamos con la suficiente evidencia como para apoyar dietas altas en grasas / altas en proteína, bajas en grasas / altas en fibra, alta en vegetales / alta en fibras y muchas otras. Es, desde mi punto de vista, clave saber que son muchos los enfoques que funcionan y que no podemos poner todos los huevos en una sola canasta.

Pero a pesar de esto, creo que aún poniendo al alcance del público diferentes alternativas para lograr el peso ideal, el flagelo de la obesidad seguiría vivo ya que la mayoría de las personas, por alguna razón, no sigue las recomendaciones.

Deja un comentario