Running y degradación de cartílagos

0

Sabemos que alto rendimiento y salud no son compatibles. El otro día hablé sobre la creciente moda del running en España, que ha hecho que muchísima gente sedentaria se arranque y se aficione por este deporte. Eso está genial, pero como todo, pues tiene su parte negativa.

En el artículo Es el deporte bueno o malo para nosotros hablé de que no sólo es fundamental el principio de progresión en este deporte, yendo de menos a más y con un adecuado programa de entrenamiento, sino que la realización de actividad física de forma extrema y sin preparación, tiene graves consecuencias para la salud. Cito textualmente:

“Hay otras causas que pueden perjudicar cuando se realiza deporte extremadamente, sobre todo cuando se inicia NO de manera progresiva. Es el caso de muchos jóvenes que acuden a un centro fitness y quieren ganar masa muscular o perder peso rápidamente. Llegan a provocar sobreentrenamiento con sus consecuencias de insomnio crónico, mareos, cansancio, etc. Provoca aumento de cortisol crónico y riesgo de lesión. Puede aumentar drásticamente los marcadores de daño muscular como la CPK, aumentando muchísimo los niveles de mioglobina y llegando a provocar rabdomiólisis y daños renales, arritmias, insuficiencia cardíaca y en casos extremos la muerte…”

Sin embargo, en este articulo no hablé de las consecuencias músculo-esqueléticas que puede tener la práctica de running de alto volumen. A través de J.L Chicharro que ha publicado recientemente un estudio (Vuolteenaho y col, 2014; PLoS One 21-oct) en el cuál vemos de forma objetiva cómo la realización de una maratón (42,195 m.) influye de manera agresiva en la degradación de cartígalo articular a través de adipoquinas que ejercen control sobre ello, como la MMP-3, YKL-40 y la resistina, de la cuál he hablado anteriormente por su relación con obesidad, inflamación y sensibilidad insulínica, pero que también está relacionada en la degradación de cartílago.

Runner training  knee painDe esta manera, podemos afirmar que la realización de running de alto volumen, implica una fuerte agresión al organismo, especialmente al sistema músculoesquelético con especial agresividad en los cartílagos articulares, potenciando el riesgo de padecer artritis.

Desde mi punto de vista, debemos ser conscientes de dónde están nuestras posibilidades y limitaciones, saber que alto rendimiento no es igual a salud y como siempre, si nos queremos tomar en serio la práctica de actividad física, consultar con profesionales preparados, que prescriban de manera óptima un entrenamiento adecuado o una alimentación adecuada, que por ejemplo en este caso concreto, es importantísima para mantener los cartílagos sanos.

Ismael Galancho

Fitness Manager (gestión deportiva, marketing y coaching deportivo), Personal Trainer & Nuticional Advisor. Máster en Nutrición deportiva, Diplomado E.F y MBA Sport Management. Pasión por el entrenamiento, la fisiología, bioquímica y nutrición deportiva.

Deja un comentario