Las dos caras de la tonificación dirigida

0

En los últimos años vemos como diferentes tipologías/métodos de entrenamiento intentan hacerse un hueco entre los sistemas de entrenamiento estándar, guiados por campañas de marketing pseudo-científico con la intención de vender y ganar dinero.

El principal problema de esto es que se enmascara a otro tipo de entrenamientos que sí tienen base científica y son verdaderamente eficientes y están bien planificados y organizados con fundamentos y basados en principios reales de entrenamiento.

Una de las actividades que más éxito han tenido en los últimos años ha sido la tonificación dirigida, basada en trabajo de fuerza resistencia con bajas cargas y relativamente coreografiada. Un reciente estudio (Schoenfeld y col, 2014; Eur J Appl Physiol 12-ago via JL Chicharro) cuyo objetivo fue investigar la actividad electromiográfica durante entrenamientos de alta y baja carga (75% RM y 30% RM), en relación al rendimiento, demostró una mayor actividad EMG media durante 75% RM, en relación a 30% RM. Los resultados indican que el entrenamiento con carga del 30% 1RM hasta el fallo muscular no activa de forma total las unidades motoras.

Aún así y como dije en mi anterior post sobre la variación de entrenamientos, la tonificación dirigida como sistema de entrenamiento, es una excelente opción porque mejora sustancialmente otros parámetros físicos como es la biogénesis mitocondrial, aumento de VO2, desarrollo de fibras tipo I, y lo que es más importante de todo: CREA ADHERENCIA AL EJERCICIO entre la población, ya que es una actividad divertida y llevadera, haciendo que sea la única opción de mucha gente en cuanto actividad física, y desde mi punto de vista personal, todo aquello que promueva la actividad física entre la sociedad y anime a personas a realizarla, pues bienvenida sea.

Puede que no sea el sistema de entrenamiento perfecto pero en cierta manera la tonificación dirigida proporciona una serie de beneficios físicos y psicológicos que la hace perfectamente válida como sistema de entrenamiento en los centros deportivos del siglo XXI.

Ismael Galancho

Fitness Manager (gestión deportiva, marketing y coaching deportivo), Personal Trainer & Nuticional Advisor. Máster en Nutrición deportiva, Diplomado E.F y MBA Sport Management. Pasión por el entrenamiento, la fisiología, bioquímica y nutrición deportiva.

Deja un comentario