Los 10 Mandamientos del Culturismo [4/5]

0

¡Seguimos con los mandamientos del culturismo!

Aquí puedes recordar la Parte 1, Parte 2 y Parte 3.

Mandamiento #7: ‘Consume mayor cantidad de proteínas si estás a dieta’

Commandment-7-

Veredicto : Verdadero

Cuando consideras tener la nutrición de un culturista, la primera cosa que probablemente se te pasa por la cabeza es: proteína. Una buena fuente de proteínas ayuda a sentar las bases para la construcción de fuerza. Pero son menos los momentos en los que comer grandes cantidades de proteínas que cuando se trata de adquirir más volumen .

En primer lugar, al recortar las calorías y los carbohidratos de la dieta, tendrás que subir la ingesta de proteínas para evitar el balance negativo de nitrógeno, que conduciría a la catabolización del músculo duramente ganado. Además, el exceso de proteínas no se convierte fácilmente en grasa, y su efecto térmico es mayor que la de los carbohidratos o las grasas. Eso significa que la proteína hace que se gasten más calorías durante la digestión y absorción. La proteína también aumenta la saciedad, lo cual puede ayudar a prevenir atracones nocturnos a la nevera.

Consejo:

Las proporciones de macronutrientes óptimas pueden variar de persona a persona, pero en general se debe apuntar más o menos un 35%-40%-20% (carbohidratos-proteínas-grasas) y al menos tomar 1,5 gramos de proteína por kilo de peso corporal.

Mandamiento #8: ‘Seguirás el Índice Glucémico como ley inmutable’

Commandment-8

Veredicto: Falso

Muchos culturistas siguen el índice glucémico (IG) religiosamente, ¡pero no deberían hacerlo! El IG clasifica los alimentos y las bebidas basadas en el impacto que tienen sobre la glucemia en comparación con la glucosa pura (a la glucosa se ​​le asigna un valor de IG superior de 100).

Así que parece lógico que para ‘defenderse’ de esa grasa del viente es necesario mantenerse alejado de este tipo de ‘acción rápida’. Pero el IG tiene varios defectos. En primer lugar, ejemplos como la sandía o la piña se encuentran entre los que ocupan bastante nivel de índice glucémico. En el otro lado, pizza, pastel de chocolate o patatas fritas son ejemplos de alimentos con IG bajo que contienen gran cantidad de hidratos de carbono, y están lejos de ser alimentos muy nutritivos.

La verdad es que una puntuación baja IG no es sinónimo de salud. Grasas, proteínas y fibra retardan la liberación de glucosa en la sangre. Esta es la razón por la que una porción de pizza cargada de grasa puede tener un IG bajo. Lo que es más, el IG de un alimento se determina por la ingestión de una cantidad que proporciona 50 gramos de hidratos de carbono, que incluye almidón y azúcar.

Consejo:

El IG es beneficioso, ya que nos da conciencia de la importancia de tomar decisiones más saludables acerca de los carbohidratos. ¡Pero no seas un esclavo de una tabla de números! La densidad de nutrientes debe ser la fuerza impulsora en un plan de nutrición, no un IG. Y hay momentos en los que se pagaría por tomar alimentos con IG alto. Después del entrenamiento o el desayuno son dos de los mejores ejemplos de como un aumento rápido de azúcar en la sangre es beneficioso para ayudar a reemplazar las reservas de energía gastadas.

Continuará..

Javier Llorente

Amante del fitness y el deporte.

Deja un comentario