Los 10 Mandamientos del Culturismo [3/5]

0

¡Seguimos con los mandamientos del culturismo!

Aquí puedes recordar la Parte 1 y Parte 2 de dichos mandamientos.

Mandamiento #5: ‘No tomes productos de Soja, elevarán tus características femeninas’

Commandment-5

Veredicto: Falso

No te preocupes: comer un poco de queso de soja para cenar no te hincharán tus pectorales hasta parecer Kim Kardashian. La soja tiene una mala reputación debido a que posee compuestos que actúan como estrógenos débiles, por lo que muchos culturistas se preocupan de si sus niveles de testosterona entrarán en una espiral descendente. Sin embargo, no hay evidencia de que mordisqueando una cantidad razonable de soja tenga un efecto negativo en el físico masculino. De hecho, la proteína de soja se considera una proteína completa -lo que significa que contiene un arsenal completo de aminoácidos esenciales-. Según los resultados publicados en Clinical Nutrition, no hubo diferencias entre la proteína de soja y la proteína de caseína en términos de síntesis de proteínas musculares entre los voluntarios sanos. Es más, los compuestos estrogénicos pueden poseer algunas características que combatan enfermedades graves.

Consejo:

Mientras no te hartes de alimentos altamente procesados ​​de soja, como la leche de soja y la soja que se encuentra en algunos cereales y barritas de energía, no hay nada de qué preocuparse. Siempre es una buena idea variar las fuentes de proteínas, e incluir un poco de proteína de soya puede ayudar a lograr esto.

Mandamiento #6: ‘No desayunes antes de realizar cardio para maximizar la quema de grasa’

Commandment-6

Veredicto: Falso (más o menos)

La teoría es que al hacer el ejercicio aeróbico al amanecer antes del desayuno, quemarás más de tus reservas de grasa, ya que tu cuerpo trata desesperadamente de aferrarse a las reservas de carbohidratos disminuidas. De hecho, es cierto que a bajas intensidades el cuerpo quemará principalmente la grasa para producir energía. Pero aquí está la cosa: tu cuerpo prefiere usar calorías de grasa durante el ejercicio de baja intensidad sin importar si sus reservas de carbohidratos están agotadas o no. Se trata de una adaptación evolutiva para ayudar a asegurarse de que los hidratos de carbono se encuentran disponibles para las explosiones de esfuerzo intenso. Si tienes la intención de por ejemplo la realización de entrenamiento de intervalos, la tasa de descomposición de las grasas no cumplirá con la demanda de tu cuerpo para obtener energía; el sistema buscará desesperadamente carbohidratos e incluso ‘canibalizará’ la proteína del músculo duramente ganado (tejido usado en caso de apuro). Además, puede conducir a comer despúes con un exceso voraz poco saludable.

Consejo:

Si el ejercicio con el estómago vacío te funciona y no estás realizándolo con un ritmo pesado, trata de mantener el ritmo. Pero si estás tratando de quemar muchas más calorías,  y encuentras que la realización de ejercicio en ayunas te lleva a confusión mental y a una fatiga temprana, lo mejor es tomar un pequeño refrigerio antes de empezar a sudar. Algunas proteínas de suero de leche mezcladas con zumo de fruta o avena mezclada con frutos secos puede ayudar a trabajar.

Continuará..

Javier Llorente

Amante del fitness y el deporte.

Deja un comentario