Deporte y frío son compatibles

0

Cuando el frío invernal se instala en nuestra rutina diaria, la motivación para hacer deporte cae como la lluvia del cielo, más si cabe, cuando hacemos deporte al aire libre. La falta de sol y el frío no nos invitan a hacer ejercicio y nos cuesta más salir del sofá y ponernos en movimiento. Sin embargo, para mantener nuestro estado de forma y peso, necesitamos la actividad física a lo largo de todo el año.

Buscar la motivación necesaria no debe ser un problema si pensamos en los beneficios que el ejercicio nos puede aportar también en esta época del año. Además de mantener la condición física, el ejercicio refuerza nuestro sistema inmunológico protegiéndonos de resfriados. Sin olvidarnos del componente psicológico de bienestar al sentirnos activos física y socialmente con nuestros compañeros de gimnasio, running, etc.

Consejos generales

Es importante tener el organismo preparado para el ejercicio. Para ello, un calentamiento exhaustivo es esencial. A nivel general, el calentamiento produce un aumento de la temperatura corporal aumentando el metabolismo celular y la vasodilatación, además de los efectos a nivel muscular, respiratorio y nervioso que nos ayudarán a prevenir lesiones.

Otro aspecto a tener en cuenta y que no debemos olvidar es la hidratación antes, durante y después del entrenamiento. La sensación de sed no es tan frecuente como en verano pero la pérdida de agua es una realidad. La deshidratación reduce el rendimiento y acelera la aparición de fatiga.

correr-con-frio

Además, es importante tomar las precauciones oportunas cuando hacemos deporte a bajas temperaturas. Proteger la garganta, las manos y sobretodo la cabeza evitará que escape más calor del que nos gustaría. En lo que a ropa se refiere, conviene que la capa más próxima a nuestro cuerpo sea capaz de mantenernos caliente y que saque la humedad que el sudor pueda producir, sin olvidarnos del impermeable que nos protegerá de la lluvia y del viento.

Que el frío no se convierta en una excusa y haz lo que esté en tu mano para seguir practicando vida también en esta época del año.

Y tú, ¿que haces para combatir el frío en invierno?

Referencia: Wilmore, J. H. y Costill, D. L. (2007). Fisiología del esfuerzo y del deporte. Paidotribo

Deja un comentario