Cánones de belleza. Traducción en los gimnasios

0

Empezaremos hablando de como los cánones de belleza son impuestos por la sociedad. Ahora más que nunca, se está volviendo a desarrollar el culto al cuerpo, cuidar el cuerpo para una figura estilizada que guste a los demás. Eso es un canon de belleza y lo impone la sociedad en la que vivimos, no digo que sea ni bueno ni malo, estoy aquí para analizarlo.

Tiempo atrás, en la cultura griega, cuando las polis estaban en su máximo apogeo, ya se hablaba de culto al cuerpo, pero analicemos esos cánones de belleza en una época de millones de años atrás. Los griegos, pensaban en que el cuerpo lo era todo para ellos, y se crearon los juegos olímpicos, llamados así actualmente por Jean Pierre de Coubertin, el creador de los juegos olímpicos modernos. En los tiempos de los griegos, se denominaban Agónes, que quiere decir competición. Estos Agónes se realizaban de manera religiosa y se creía que el ganador era elegido por los dioses y debían de cultivar su cuerpo, pero también su mente. La mente del hombre y el cuerpo iban unidos de la mano, un cuerpo culturizado sin una mente culturizada, no valía para nada en la Grecia antigua.

Más tarde los cánones de belleza fueron cambiando hasta tal punto que no muy lejos de nuestra época, se consideraba que el deporte y la actividad física no podía ser realizada por mujeres, puesto que la figura de la mujer se veía cambiada morfológicamente por el ejercicio físico y lo más llamativo de todo, fisiológicamente perdían la fertilidad, cosa impensable en la actualidad. Les estoy hablando del siglo XX cuando se creó el deporte moderno en Inglaterra.

¿Por qué les hablo de este desarrollo transhistórico?

Lo que quiero hacer con este artículo es hacer ver que los pensamientos sociales en relación con el cuerpo van cambiando a medida que cambia la sociedad. Hace no mucho -10 o 15 años-, la sociedad pedía cuerpo delgados y la mayoría de las personas intentaban encontrar una talla lo más estrecha posible de pantalón, un canon de belleza que trajo consigo muchos trastornos psicológicos como la anorexia o la bulimia, y también fisiológicos, perdida de la menstruación entre otras.

untitledDespués, el canón que se estableció en el mundo masculino fue el de tener un cuerpo lo más musculado posible, intentando estar lo más ancho posible y ser el más grande de todos. Este canón trajo consigo problemas con los esteroides.

En la actualidad se busca un cuerpo 10, y creo que estamos volviendo a los cánones de belleza de la edad Griega, con una diferencia, el culto a la mente no se realiza en los gimnasios, nos limitamos a ir al gimnasio a producir un cuerpo mediante ejercicios y rutinas, sin preguntarnos por qué 3 series y no 5, o por qué a una velocidad y no a otra, y lo más importante.. ¿cuál es el objetivo del que aquel que va al gimnasio?

¿Qué sacamos de ir al gimnasio? ¿Un cuerpo bonito?

Por supuesto, soy el primero que quiere uno, pero no es solo ir al gimnasio para tener un cuerpo bonito. Analicemos lo que nos lleva al gimnasio: estamos sentados ante la televisión, y cada día que pasa nos vemos más barriga, los cuerpos que salen en el televisor están en forma y que queremos uno de esos. Culto al cuerpo, ahí lo tenemos. Si nos parásemos a pensar, ¿estamos dispuestos a ir todos los días al gimnasio a machacarnos durante una hora y media aproximadamente? ¿llueva o haga sol?

Sí, algunos sí que lo hacen, se llama fuerza de voluntad, la mayor energía que podemos sacar de nosotros mismos, pero.. ¿y los que no lo hacen? Pues bien, a todos ellos me dirijo primero: no es solo tener un cuerpo bonito, es poder subir escaleras sin cansarnos, es poder subir las bolsas de la compra sin tener que parar en cada piso, es ir al parque y jugar con tu hijo o hija sin tener que parar a los 5 minutos, es simple y llanamente calidad de vida, una calidad que no se consigue sin esfuerzo, es cierto, pero conseguimos un gran poder de la autoconfianza alcanzando objetivos propuestos por la rutina del gimnasio y sobre todo por cumplir nuestros objetivos.

images (1)Ya que siendo conscientes de que no nos apetece ir al gimnasio cuando llueve, vamos ¿por qué? No solo por un cuerpo bonito un cuerpo que nos marca la sociedad siendo ésta un juez impasible de nuestro aspecto, sino por tener una calidad de vida que te permita disfrutar el día a día y conseguir un bienestar saludable, física (con un cuerpo bonito) psíquica (siendo conscientes de la calidad de vida que tenemos, que se traduce en un estado de ánimo mejor) y socialmente (que aunque la sociedad es un juez impasible no podemos hacer oídos sordos a ella puesto que como seres humanos queremos integrarnos y disfrutar de ella).

A todos aquellos que vais al gimnasio con esa fuerza de voluntad para tener una figura radiante os aplaudo y os admiro pero también quiero preguntaros ¿A qué precio? Hay que ser consciente de lo que se hace en el gimnasio y sobre todo de lo que se toma. La suplementación es un apoyo nutricional el cual debe ser como bien se indica un suplemento. Hay suplementos mejores y peores, y con esto no quiero decir que no os los toméis, quiero deciros que tenéis que saber que os tomáis, cuándo, en qué momento del periodo de entrenamiento, y que te asesoren, comparar marcas, mirar que estén registradas y sean legales, que pasen los controles de salud pertinentes.

Porque el fitness y el wellness se deben traducir en bienestar, y como ya hicieron los griegos en su día, hay que culturizar el cuerpo y la mente a la par. Siendo conscientes de lo que hacéis, disfrutar del gimnasio.

Antonio Miranda

22, Madrid. TAFAD. Actualmente estudiando grado de CAFyD. Monitor de natación, socorrista, entrenador de futbol, con experiencia en TRX.

Deja un comentario