Dietas milagro.. ¿peligrosas?

0

Hoy quiero tratar el tema de las dietas milagro. Estas dietas están actualmente muy de moda y normalmente la gente que las lleva a cabo no se suele parar a pensar en lo peligros que pueden tener para la salud.

Se suelen llevar a cabo durante la famosa “operación bikini” que suele empezar en mayo/junio. Para las personas que deciden llevar a cabo estas dietas su única preocupación es perder esos kilos que les sobran antes de ir a la playa.

Actualmente la preocupación por adelgazar no se limita sólo a las personas obesas, sino que la población que tiene normopeso también está interesada en perder peso.

Las dietas milagro las podemos encontrar muy fácilmente en televisión, revistas, internet, etc…

Están diseñadas por personas ajenas a la nutrición. Suelen traer consigo explicaciones bioquímicas y nutricionales sin ningún fundamento.

Aunque en general existen muchas diferencias entre las distintas dietas milagro, éstas tienen siempre unas características comunes:

  • Aporte calórico bajo: normalmente esta restricción calórica suele ser muy drástica.
  • Deficiencia en la ingesta de vitaminas y minerales: esto es consecuencia de la reducción de la ingesta de calorías, ya que, aunque se reduzca la ingesta calórica hay que saber que las ingestas recomendadas de vitaminas y minerales no se reducen.
  • Alteraciones en el metabolismo.

Como consecuencia de todo lo mencionado anteriormente, la persona que sigue este tipo de dietas llega a una situación cercana al ayuno, en la que la falta de energía y sobretodo de hidratos de carbono hacen que el cuerpo comience a destruir las proteínas corporales, procedentes de la masa muscular y también comenzará a liberar sustancias toxicas para el organismo debido a esta destrucción de proteínas.

A parte de los problemas de salud que traen consigo estas dietas hay que mencionar que éstas siempre traen consigo el llamado “efecto rebote” o “efecto yoyo” que se caracteriza por la pérdida de peso muy rápida y efectiva durante el tiempo que se está llevando a cabo la dieta, pero al dejar estas dietas y volver a llevar una alimentación normal se recuperan los kilos perdidos y siempre se ganan un par de kilos más.

Algunas de las más conocidas son:

Dieta disociada: se basa en que los alimentos no contribuyen por si mismos al aumento de peso, sino que lo hacen ciertas combinaciones de alimentos.

La base de esta dieta es que no se pueden mezclar las proteínas y los hidratos de carbono. Evitar el consumo simultáneo de estos dos macronutrientes es imposible ya que no hay ningún alimento que contenga solo hidratos de carbono o proteínas.

Es una dieta muy restrictiva ya que sólo permite comer ciertos alimentos al día.

La pérdida de peso al realizar esta dieta se debe al bajo contenido calórico y no a disociar las comidas.

Dieta Atkins: es una de las primeras dietas cetogénicas. Se basa en un consumo casi exclusivo de alimentos proteicos aproximadamente de un 90% del aporte calórico diario. Queda casi prohibido el consumo de hidratos de carbono.

Dieta de la clínica mayo: hay que decir que la clínica mayo está totalmente desvinculada de esta dieta, pero se usa su nombre para darle una base científica.

En esta dieta el alimento predominante son los huevos ingiriendo de 4 a 6 huevos diarios. Los productos lácteos quedan excluidos

Tiene un gran efecto rebote y a nivel fisiológico puede producir acidificación del pH sanguíneo y cetosis. Hay también un riesgo importante de hipertensión y osteoporosis debido al escaso aporte de calcio si se prolonga mucho esta dieta.

Dieta del grupo sanguíneo: defiende la existencia de una alimentación para cada tipo de grupo sanguíneo. La dieta muestra los alimentos que reducen o aumentan el peso. No es una dieta equilibrada y no tiene ningún fundamento científico.

Estas son algunas de las dietas milagros que ha destacado la AESAN pero existen muchas más, algunas más conocidas que otras, pero todas conllevan importantes riesgos para la salud.

Mónica Moreno

Graduada en Nutrición y Dietética en la UCM. Iniciando la carrera de INEF. Amante de Body Combat, Body Pump y otras clases colectivas fitness, así como del running.

Deja un comentario