La soja y sus beneficios en la salud

0

 

En los últimos años la soja ha adquirido una gran fama en nuestra sociedad. Una fama conseguida gracias a la observación de que las personas que la consumían de forma habitual eran menos propensas a sufrir ciertas enfermedades.

La soja es un alimento muy completo y que contiene gran variedad de nutrientes. El macronutriente mayoritario son las proteinas.

Es rica también en ácidos grasos insaturados que corresponde a ácido oleico, linoleico y linolénico. Estos ácidos grasos desde el punto de vista nutricional son muy importantes. Por el contrario, la soja tiene una proporción muy pequeña de ácidos grasos saturados.

El componente más “famoso” de la soja son las isoflavonas. Son consideradas nutrientes esenciales y fotoquímicos con propiedades terapéuticas. Las isoflavonas son responsables de una serie de efectos saludables y acciones protectoras cuando su consumo es regular.

A continuación veremos algunos de los beneficios que tiene la soja para la salud.

LA SOJA Y LA OBESIDAD

sojaSe ha comprobado que la soja es muy útil en el tratamiento de la obesidad, ya que, se trata de un alimento con un aporte calórico bajo y casi carente de grasas e hidratos de carbono simples y por el contrario es muy rica en proteínas de alta calidad. Es capaz de corregir alteraciones metabólicas responsables de: hiperlipemia, hiperinsulinemia, resistencia a la insulina y diabetes tipo 2 que son las principales enfermedades asociadas a la obesidad.

La soja ayuda al descenso de los triglicéridos séricos y hepáticos, que a su vez reduce el riesgo de arterioesclerosis y esteatosis hepática del colesterol total y del trasportado por lipoproteínas de baja densidad (LDL). Este descenso se relaciona con las isoflavonas. Por una parte éstas actúan modulando la acción estrogenica y por otro inhiben la actividad de varias enzimas que intervienen en los procesos de señalamiento, proliferación y diferenciación celular. Por último tienen una gran actividad antioxidante, que contribuye a evitar la oxidación de lipoproteínas lo que acarrea evitar sus efectos aterogenicos. Además, la proteína de soja tiene un bajo contenido en metionina lo que reduce la síntesis de homocisteina, es otro factor de riesgo en la enfermedad cardiovascular.

BENEFICIOS EN LA HIPERTENSION Y EN LA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR

La soja, como hemos visto antes, es capaz de reducir los niveles de LDL colesterol; esto se piensa que puede ser consecuencia de un aumento de los receptores de LDL, lo que produce una salida mas rápida de las LDL de la circulación y consecuentemente su disminución en la sangre.

Las  isoflavonas de soja se asemejan a los estrógenos y gracias a su acción estrogenica podrían incrementar los efectos vasodilatadores consiguiendo bajar la tensión arterial. Además las isoflavonas tienen efecto antioxidante sobre las LDL, esto es muy importante ya que la oxidación de las LDL es uno de los mecanismos de acción del depósito de colesterol.

Por otra parte, contiene pequeñas cantidades de ácido alfa linoleico de cadena larga que ayuda a reducir la presión arterial en personas hipertensas. Esto último no está demostrado, las cantidades de este ácido son muy pequeñas en la soja, pero se sugiere que el ácido linoleico presente en la soja podría incrementar cualquier efecto de la soja sobre la presión arterial.

EFECTOS DE LAS ISOFLAVONAS EN LA OSTEOPOROSIS

Debido a la estructura similar de las isoflavonas y los estrógenos se comenzó a pensar que éstas podrían mejorar la salud ósea. Por ello, se comenzaron a realizar estudios, primero con animales y una vez probada la eficacia de las isoflavonas en éstos, se empezaron a hacer ensayos con personas. En el primer ensayo realizado en 1998 a mujeres posmenopáusicas, se observó que las que habían tomado isoflavonas experimentaron un incremento en la densidad mineral ósea (DMO) vertebral mientras que las que consumieron leche evaporada descremada la perdieron.

Por otra parte hay hallazgos que afirman que la genisteina de la soja puede modular el sistema de la osteoprotegerina y los ligandos KB, después de un año de tratamiento. Esta terapia es tan efectiva como la terapia hormonal ya que la genisteina y los estrógenos estimulan la expresión de la osteoprogerina lo cual explica la acción beneficiosa sobre el hueso.

Las proteínas animales tienen un alto contenido en aminoácidos sulfurados, lo que incrementan la perdida de calcio en la orina. Hay estudios que han demostrado que si se sustituyen estas proteínas por las de soja que no contienen aminoácidos sulfurados se evita la perdida de calcio en la orina y en consecuencia se previenen las fracturas óseas.

SOJA Y MENOPAUSIA

El consumo de soja es capaz de reducir los síntomas vasomotores relacionados con la menopausia. Los estudios que lo determinaron se hicieron tanto en mujeres premenopáusicas como en posmenopáusicas. Los  resultados hallaron que las isoflavonas de la  soja eran capaces de eliminar los sofocos propios de la menopausia.

SOJA Y CANCER

Estudios realizados en Japón demuestran que hay una relación inversa entre el consumo de soja y las tasas de incidencia de cáncer de mama próstata y colon.

Esto es debido a que las isoflavonas de la soja tomadas en grandes cantidades son capaces de inhibir el crecimiento de la célula cancerosa en el caso de estos canceres, el problema es que estas cantidades no se suelen cubrir con la dieta, sino que se necesita la suplementación. Por su parte con un consumo habitual en la dieta, las isoflavonas son capaces de proteger las células para que sufran daños en el ADN y así evitar un posible cáncer, ya que, éste se produce por un daño en el ADN de la célula.

Las isoflavonas actúan en relación al cáncer:

  • Inhibiendo las ADN-isomerasas.
  • suprimiendo las angiogénesis.
  • Inhibiendo la inducción a diferenciación en líneas celulares de cáncer.
  • Reduciendo del equilibrio supervivencia-apoptosis.

Soja y cáncer de mama: en Asia la incidencia del cáncer de mama es mucho menor que en los países occidentales. Estos datos hicieron que se comenzara a estudiar la soja como la posible causa de esta menor incidencia del cáncer en Asia. Un estudio comprobó que las mujeres de entre 13 y 15 años que tomaron 11g de soja diarios desarrollaron un 50% menos de cáncer de mama en comparación con aquellas mujeres que consumieron poca soja en la adolescencia.

Soja y cáncer de próstata: algunos estudios han  examinado los efectos de la soja sobre los niveles séricos de testosterona. Las isoflavonas bloquean la formación de PSA mediante el inhibidor de Bowman Birk y reducen los niveles de estradiol y testosterona actuando sobre el receptor beta. Pero los estudios no son aun claros sobre si realmente ayuda a prevenir el cáncer de próstata.

CONCLUSIONES            

  • La composición de los productos de soja en obesos contribuye a la perdida de peso que en su mayor parte es de tejido adiposo. Esto es debido a la particular composición de sus proteínas y a la escasa proporción de grasa (la grasa que contiene son principalmente ácidos grasos insaturados)
  • Los fitoesteroles presentes en la soja son efectivos para la reducción del colesterol plasmático
  • Los fitoesteroles ejercen una acción inhibidora sobre la absorción intestinal del colesterol
  • Las proteínas de la soja por su composición ayudan a evitar la descalcificación ósea
  • Ayuda a evitar los sofocos y síntomas de la menopausia
  • Ayuda a prevenir el cáncer de mama
  • Se piensa que podría ayudar a prevenir también el cáncer de próstata
Mónica Moreno

Graduada en Nutrición y Dietética en la UCM. Iniciando la carrera de INEF. Amante de Body Combat, Body Pump y otras clases colectivas fitness, así como del running.

Deja un comentario