¿Ejercicio al aire libre o en el gimnasio?

0

Existen numerosas dudas con respecto a la realización de ejercicio en el gimnasio o al aire libre. Ambas tienen muchos beneficios y algunas desventajas. Pero el ejercicio en general es beneficioso para nuestra salud, por lo que no debemos preocuparnos demasiado si lo hacemos en un sitio o en otro.

Realizar ejercicio al aire libre, por ejemplo, estimula nuestros pulmones, mejorando la respiración al inhalar aire fresco. Nos produce una menor sensación de fatiga, que es la percepción del esfuerzo. Esto se debe a que el medio ambiente tiene un efecto precioso en nuestro sistema nervioso: lo provee de estímulos agradables que sirven de distracción, lo que hace que disminuyan los pensamientos negativos. Esto ayuda a que la cantidad de ejercicio que realicemos sea mayor y nos otorga más motivación para continuar.

También ayuda a despejar nuestra mente, ya que al realizar ejercicio en un parque o lugares distintos, no entramos en monotonía, sino que cada día encontramos nueva gente, nuevas situaciones, diferentes vistas. Sin duda ayuda a que nos despejemos de nuestras preocupaciones y nos distrae. Si lo combinamos con una buena dieta, conseguiremos perder peso y si, además, realizamos el ejercicio acompañados de alguien, conseguiremos que se convierta en una actividad de competición sana que nos dará ganas de seguir trabajando.

Otra ventaja es que es totalmente gratuito, sin horarios y con la posibilidad de irte a sitios naturales y disfrutarlo mucho más. Si además tenemos la suerte de vivir en un sitio de playa, es importante saber que las pisadas en la arena hace que nuestro cuerpo trabaje mucho más. Lo cual es otro punto a favor.

En cuanto al lado negativo es que dependemos totalmente del tiempo. En la mayoría de ocasiones, las personas tienden a no hacer deporte cuando el día está lluvioso o hace demasiado frío. En este caso, estaríamos perdiendo días de entrenamiento. Es recomendable mantener un planning y un horario de realización. Así nos acostumbramos a una rutina que, a la larga, es beneficiosa para nuestro cuerpo. Si vives en un lugar de clima variable, lo mejor es que busques una alternativa a los días malos, para que puedas seguir entrenándote y no pierdas el hábito.

Por otro lado, realizar ejercicio entre las paredes de un gimnasio también tiene sus beneficios. Por ejemplo, podemos disponer del material necesario para realizar actividades que sería más complicado al aire libre. Nos ayuda a socializar y esto puede servirnos para conocer nuevos procedimientos y ejercicios buenos para nuestra salud.

En el gimnasio encontramos diferentes monitores y expertos en deporte que pueden ayudarnos a realizar los ejercicios que necesitamos y a llevarlos a cabo con la postura correcta. Incluso podemos apuntarnos a actividades colectivas, que aumentan la competitividad sana y la motivación, que en muchas ocasiones es fácil de perder.

También es más fácil controlar nuestro peso. Podemos saber cuántas calorías quemamos en comparación con las calorías que ingerimos. Este proceso nos ayuda a saber si estamos adelgazando, engordando o manteniendo nuestro peso en unos niveles estables.

Las desventajas de realizar deporte en un gimnasio son, por ejemplo, que al tratarse de un sitio cerrado, no se respira aire fresco. Incluso puede crearnos cierta tensión y presión el uso de máquinas de tonificación ya que, a ciertas horas, el gimnasio está bastante lleno. Otro punto en contra es el horario y la necesidad de pagarlo.

En muchas ocasiones, lo ideal es una combinación de ambas para conseguir un equilibrio sano entre deporte y salud.

Javier Llorente
Amante del fitness y el deporte.

Deja un comentario