¿Cómo prevenir las lesiones deportivas?

1

Las lesiones son uno de los principales temores de todo deportista, tanto de los profesionales como de los amateur. Tener una lesión en los músculos, cartílagos, ligamentos, etc. nos obliga a dejar el deporte de lado durante un tiempo, con lo que ello conlleva. Al no hacer deporte, perdemos grasa muscular, fondo físico, no potenciamos nuestras habilidades, no podemos liberar estrés ni toxinas… Además, una lesión requiere de un proceso de rehabilitación, el cual puede hacerse cuesta arriba si no somos fuertes mentalmente.

Con el objetivo de evitar las lesiones, vamos a exponer cuáles son los pasos que debemos seguir cada vez que realizamos deporte. No obstante, algunos de ellos también se deben realizar los días de descanso.

Acciones que evitan las lesiones

  • Calentamientos

Los calentamientos son fundamentales tanto antes de iniciar el ejercicio físico como al finalizar el mismo. Ayudan a oxigenar los músculos y a que haya un mayor flujo de sangre, además de que nos dotan de mayor flexibilidad y nos ayudan a la relajación y concentración. Por ello, la intensidad de los calentamientos se debe realizar de forma progresiva para que los músculos empiecen a entrar en calor poco a poco. Deben durar alrededor de 15 minutos.

  • Estiramientos

La flexibilidad evita lesiones, y ¿cómo conseguir flexibilidad? Ya hemos dicho que con los calentamiento pero, sobre todo, con los estiramientos. Los músculos se deben estirar de forma suave y lenta hasta llegar al punto de tensión, para mantenernos ahí durante al menos 30 segundos.

  • Ropa deportiva adecuada

Cada tipo de deporte requiere de un modelo de zapatillas distinto. No podemos usar el mismo calzado para practicar fútbol, baloncesto, tenis, spinning o hacer musculación. Cada entrenamiento tiene una exigencia distinta y se hace un mayor o menor esfuerzo con cada uno de los músculos del cuerpo. De la misma forma, debemos vestir ropa cómoda y holgada, que nos permita realizar movimientos extensos con todas las extremidades.

  • Técnica correcta

Muchas de las lesiones son provocadas por no ejecutar correctamente los ejercicios. Una mala técnica puede hacer que se involucren grupos musculares que no debieran y, encima, que participen en una mala posición.

  • No sobrepasar nuestros límites

Siempre queremos ver resultados rápidamente, pero esto es difícil. Por ello, solemos someter a nuestro cuerpo a límites elevados a los que está preparado, haciendo que se lesione.

  • Descansos

No descansar los músculos y articulaciones provoca que se sobrecarguen y, con ello, que acaben rompiéndose de un momento a otro.

Javier Llorente
Amante del fitness y el deporte.

1 Comentario

Deja un comentario