¿La culpa de la obesidad infantil es de los padres o de la industria?

1

La abuela/o , la tía/o , la vecina/o que se acercan a tu hijo pequeño, le agarra los mofletes y sonriente le dice.. “¡pero mira que sano está!” o “¡mira que fuertecito está!”. ¿Sano? ¿Fuertecito? ¿Cuándo hemos cambiado el ideotipo de lo que es sano? Ese niño no está sano ni fuertecito.. ¡tiene obesidad infantil!

Ganamos el Mundial, la Eurocopa y nos vinimos arriba, pues bien, ya tenemos un título mundial más, sólo que de este no deberíamos sentirnos orgullosos. ¡Ya somos los primeros en obesidad infantil mundial!

Sé que lleváis tiempo escuchando el tema de la obesidad infantil y ello se debe a que somos el país con mayor prevalencia de obesidad infantil en toda Europa, con un crecimiento mucho más rápido que el de EEUU en los últimos veinte años, al pasar del 30% al 65% de tasa de obesidad infantil, asegura el director del Instituto de Obesidad (IOB), Adelardo Caballero. A pasado a ser la epidemia del siglo XXI. ¡¡Datos alarmantes!!

Pero no sólo basta con eso, además, por comunidades autónomas, Caballero sostiene que son también las del sur de España, como Andalucía o Murcia las que cuentan con “más gruesos”.

¿Y a qué se debe esto? Pues una de las principales causas es la inactividad de los niños de hoy en día, alterada por sucedáneos del juego como las consolas o la TV. Pero aparte de eso hoy quiero centrarme en el factor determinante:

La alimentación.

ObesidadQue manía tienen las madres o abuelas de “reventar” de comida a los niños. Sé que nuestros abuelos han pasado mucha hambre en épocas de austeridad durante la guerra pero, los tiempos cambian y hemos pasado de la poca accesibilidad a la comida, dónde cualquier alimento se acogía como si de oro se tratase, a una época dónde acceder a alimentos es más sencillo que atarse los cordones, y si a eso le sumamos la mala calidad de los mismos pues….¡ya lo tenemos!

Sé que ya estáis hartos de escuchar que si el sedentarismo, la mala alimentación, la calidad de los alimentos, etc. Cuando hablo con la gente, me dicen que están concienciados de eso, de veras, y que no le dan a sus hijos chuches ni “porquerías”. La verdad es que siempre he sido excéptico con el tema, pero cada vez más me iba dando cuenta de que el sentimiento real de las madres que conozco era la prohibición de alimentos que consideraban insalubres. Entonces, ¿dónde estaba el problema? Pues en eso mismo, “lo que consideraban insalubre”.

El problema real es que hay alimentos que la sociedad identifica rápidamente como algo poco saludable, pero hay otros que los consideran saludables cuando están muy lejos de serlo. Entonces me dí cuenta de la causa real era:

  1. La escasa o nula educación nutricional que tenemos.
  2. La industria alimentaria, que con el fin de sacar beneficios abarata costes usando sustancias obesógenas, tóxicos y materias primas de baja calidad, todo ello sumado a sus campañas fraudulentas de marketing pseudocientífico para conseguir que TU lo compres.

“Pues yo a mi hijo no le doy chuches ni porquerías, come muy sano”

Si me dieran un céntimo por cada vez que escucho esta frase… Luego cuando indago un poco en los hábitos… ”Oh my God”

Según el Ministerio de Sanidad, el 56% de los niños basa su desayuno el Hidratos de Carbono, y aunque no especifíca qué tipo de HC se trata, sé de buena mano que los niños no desayunan avena, quinoa o amaranto. La mayoría de los desayunos infantiles se basan en bollería, cereales tipo Kellogs o zumos envasados, es decir, una BOMBA de azúcares simples.

  • ¿Y que se llevan al recreo? Pues otro zumo envasado o un Actimel (que gracia me hace el tema del Actimel)
  • ¿Y de postre? Yogures azucarados, dulces, flanes, cuajadas, etc.
  • ¿Y para merendar? Galletas.
  • ¿Y la cena? Cualquier cosa pero aderezada con ketchup.

images (2)Y todo esto sin hablar de papillas, cereales en polvo y demás comidas que son una bomba de azúcares y de muchos otros tipos de alimentos SALADOS en sabor pero que ni te imaginas la cantidad de azúcar que contienen

La OMS recomienda NO ingerir más de un 5%-10% del total de calorías diarias provenientes de azúcares simples, o sea unos 25 gramos de azúcar diarios en un ADULTO, ¡¡pues en un niño mucho menos!! como leí en el blog de eviedientemente:

  • Un Actimel tiene 15 gramos de azúcar.
  • El Cola Cao es un 70% azúcar y si a eso le añades la lactosa de la leche pues no te digo nada.
  • Los cereales de desayuno tipo Kellogs tienen unos 20 g sin contar la leche.
  • El ketchup tiene un 21% de azúcar.
  • Papilla de Hero con Leche (dicho sea de paso, avalado por la Asociación Española de Pediatría) que tiene 27,4 gramos de azúcar.
  • Un yogur azucarado, de fábrica, tiene 14.2 g de azúcar.

Y luego nos preguntamos que como puede ser que haya niños obesos diabéticos con 7 años, que influya en su salud mental y autoestima, provoque depresiones desde la infancia, rechazo, fracaso escolar, que los dentistas se forren por tanta caries, que cuando seamos adultos tengamos problemas de hipertensión, arteroesclerosis y demás patologías asociadas a la obesidad y al síndrome metabólico..

La verdad es que si nuestro sistema sanitaria flaquea, no quiero ni imaginarme cuando pasen unos años, la pervivencia del mismo es muy pero que muy dudosa.

Ismael Galancho

Fitness Manager (gestión deportiva, marketing y coaching deportivo), Personal Trainer & Nuticional Advisor. Máster en Nutrición deportiva, Diplomado E.F y MBA Sport Management. Pasión por el entrenamiento, la fisiología, bioquímica y nutrición deportiva.

1 Comentario

  1. Gran artículo, la verdad es que hay una relación directa entre lo baratos que son los productos como bollería industrial, la falta de conocimiento de nutrición, y que muchas veces por no aguantar una pataleta de los niños porque quieren un bollo o cualquier porquería, pues nos lleva a una sociedad con niños obesos, diabéticos y que probablemente no puedan caminar más de 100 metros sin fatigarse, como los “humanos” de la película wall-e.
    En fin, hay que darle difusión a esta información y concienciar a la gente.
    Un saludo, gracias

    Iñaki A. Lamadrid

Deja un comentario